Fin de la neutralidad en internet: la norma que rechazan demócratas, republicanos y el 83% del pueblo americano

Usuarios de internet en un café de EEUU. Imagen: Reuters.

El fin de la neutralidad en internet decidido por la calidad de un voto de un cargo designado directamente por el presidente Trump se trata de una de las medidas que mayor oposición ha generado por la mayor parte del pueblo americano.

El cambio de normativa, que aplasta la ley promulgada por Barack Obama por 2015 en la que se blindó la garantía al igual acceso de libertad y condiciones a la Red por parte de todos sus participantes, ha logrado unir, por una vez, a demócratas, republicanos e independentes, y, por tanto, a una contundente mayoría del pueblo americano.

Hace cinco meses, una encuesta realizada por la consultora Freedman Consulting ya apuntaba la clara opinión de los ciudadanos de EEUU con respecto a este proyecto personal para favorecer a las grandes ‘telecos’ de Donald Trump: el 77% de los americanos estaba en contra del cambio de la ley de Obama. Un 73% de los votantes republicanos se declaran contrarios, debido principalmente a que el liberalismo base de su ideología queda seriamente perjudicado con el fin de la neutralidad en internet. Después de todo, ahora será el tamaño de una empresa lo que condicione si tendrá una mejor conexión a la Red, y los pequeños negocios no podrán competir en igualdad de condiciones y afrontarán mayores dificultades que las empresas gigantes. Entre los demócratas, la oposición aumentaba hasta el 80%, y un 76% de los independientes también mostraba su desacuerdo a este cambio de reglas del juego.

Esta misma semana, días antes de ser aprobada la nueva normativa, estas cifras habían aumentado en un nuevo estudio demoscópico hecho público por la Universidad de Maryland: el 83% de los ciudadanos estadounidenses está en contra del fin de la neutralidad. Los partidos políticos siguen unidos en esta causa e incluso ha aumentado la cifra de republicanos contrarios a la decisión de su presidente electo, hasta un 75% no apoya que haya un internet diferenciado según el pago a proveedores de servicios.

Más un millón y medio de norteamericanos se ha movilizado en estas últimas semanas contra la decisión firmada por la Federal Communications Commission, el sector regulador de las telecomunicaciones del país, demostrando la gran preocupación de los ciudadanos por un nuevo escenario en el que internet se verá limitado por una censura a la carta por parte de los operadores y una menor libertad de expresión y libre competencia entre negocios, sea cual sea su envergadura. La encuesta publicada en julio de este año por Freedman reveló que el 90% de los ciudadanos considera que garantizar un internet libre es esencial para ayudar a los pequeños negocios a desarrollarse y alcanzar el éxito. Además, el 91% también entiende que la igualdad en la Red garantiza que cualquier persona pueda usar un altavoz para expresar sus ideas.


PUBLICIDAD



Source Article from http://www.eleconomista.es/tecnologia/noticias/8814826/12/17/Fin-de-la-neutralidad-en-internet-la-norma-que-rechazan-democratas-republicanos-y-el-83-del-pueblo-americano-.html

“Gaspar”, el pueblo de Cuba que creó red similar a Facebook [FOTOS]

‘);eIFD.close();
var s = eIFD.createElement(‘SCRIPT’);
s.src = schemeLocal() + ‘://’ + (eS2?eS2:eS1) +’/layers/epl-41.js’;
eIFD.body.appendChild(s);
if (!eS2) {
var ss = eIFD.createElement(‘SCRIPT’);
ss.src = schemeLocal() + ‘://ads.us.e-planning.net/egc/4/2912’;
eIFD.body.appendChild(ss);
}
eplLL = true;
return false;
}
}
eplCheckStart();
function eplSetAdM(eID,custF) {
if (eplCheckStart()) {
if (custF) { document.epl.setCustomAdShow(eID,eplArgs.custom[eID]); }
document.epl.showSpace(eID);
} else {
var efu = ‘eplSetAdM(“‘+eID+'”, ‘+ (custF?’true’:’false’) +’);’;
setTimeout(efu, 250);
}
}
function eplAD4M(eID,custF) {
if(document.getElementById(“eplAdDiv”+eID) != null){
var tmp = Math.floor((Math.random() * 1000) + 1), intev;
document.write(‘

‘);
intev = setInterval(function(){ var _tmptag = document.getElementById(“eplAdDiv”+eID).firstChild;
if(_tmptag != null){clearInterval(intev);
var clone = document.getElementById(“eplAdDiv”+eID).cloneNode(true);
clone.setAttribute(‘id’,’eplAdDiv’+eID+’-‘+ tmp);
document.getElementById(‘clnEplDiv’+ tmp).appendChild(clone);}},700);
}else{
document.write(‘

‘);
if (custF) {
if (!eplArgs.custom) { eplArgs.custom = {}; }
eplArgs.custom[eID] = custF;
}
eplSetAdM(eID, custF?true:false);
}
}
function schemeLocal() {
if (document.location.protocol) {
protocol = document.location.protocol;
} else {
protocol = window.top.location.protocol;
}
if (protocol) {
if (protocol.indexOf(‘https’) !== -1) {
return ‘https’;
} else {
return ‘http’;
}
}
}

//–>

Gaspar Social es la red social que manejan estos jóvenes cubanos. (Foto: AFP)

En el corazón de una provincia agrícola del este de Cuba, un grupo de jóvenes creó su propia versión de Facebook con una conexión pirata: un servicio tolerado en uno de los países menos conectados del mundo.




 


Con 7.500 habitantes, Gaspar es un poblado de tierras fértiles azotadas por la sequía. Los adolescentes llenan Paseo, una avenida central rodeada de casas modestas y deteriorados edificios de tres plantas.


Sentados en bancos de cemento, teclean sin parar en sus móviles. A diferencia de otras partes de Cuba, no se conectan al wifi pagado que provee la estatal Etecsa, sino a Gaspar Social. Es una iniciativa ilegal pero tolerada, como otras tantas en la isla socialista. 


El internet en Cuba es costoso y está bajo estricto control del Estado. Pero los jóvenes se las han arreglado para instalar una treintena de redes barriales de intranet en varias ciudades.


Una de ellas está en Gaspar, en la provincia de Ciego de Ávila, a 460 km de La Habana.


Sin un permiso oficial del Ministerio de Comunicaciones, estas redes son permitidas por las autoridades siempre que sean de bajo perfil y no divulguen contenidos contrarrevolucionarios o pornográficos.


En su mayoría, permiten chatear, jugar en línea e intercambiar archivos. Pero en Gaspar, Osmany, Yoandi, Jorge Luis y Sergio se atrevieron a llevar la experiencia más lejos.


– “Cambio saludable” –


“En un principio era una red para jugar”, hasta que “un amigo me dio la idea” de insertar la red social que había creado para las escuelas, cuenta Osmani Montero, un informático de 23 años que trabaja en la Dirección Municipal de Educación.


Gaspar Social, similar a Facebook, abrió al público en octubre, dos meses antes de que Etecsa habilitara una zona wifi en el pueblo. Pese al bajo rango de su señal, tuvo éxito entre la juventud rural.


En menos de un mes, llegó a 500 usuarios ávidos de intercambiar textos, fotos y videos, sin tener que pagar el dólar y medio por hora que cobra Etecsa. Tal popularidad no tardó en saturar el servidor.


“Una de las antenas principales estaba cerca de mi casa. Los usuarios se quedaban frente a mi portal hasta las dos, tres de la mañana, cobijados con sábanas, con colchas”, bromea Yoandi Álvarez, estudiante de medicina de 30 años.


Yoandi compró en el extranjero un servidor y una antena. Después, los usuarios enriquecieron la red con otras cuatro repetidoras.


Ahora, Gaspar Social se satura menos, los creadores incluyeron un portal de información y evalúan nuevas aplicaciones, como pequeños anuncios, información local y consultas médicas a distancia.


“Me parece perfecto, magnífico lo que hicieron estos muchachos aquí”, asegura Arletty Guerra, funcionaria de 22 años que frecuenta Paseo.


Mientras observa los camiones de pasajeros, Guerra cree que la iniciativa es un “cambio saludable en un pueblo un poco apagado”.


Sometidos al embargo estadounidense que impide el libre acceso a internet, los cubanos han creado su propia versión de Wikipedia, llamada Ecured, y compran y venden a través de Revolico.


Reglas claras


“Más del 90% de los estudiantes” del último año de bachillerato acceden a Gaspar Social, según Reinaldo Meneses.


Este profesor de historia del preuniversitario se comunica con alumnos y padres a través de la misma herramienta. Es una ventana “al futuro”, sostiene.


Los expertos ven con buenos ojos estas redes de barrio, que podrían ayudar al gobierno a cumplir la meta de proveer internet a toda la isla hasta 2020.


“Esa sería para mí la alternativa a los problemas de infraestructura” que impiden llevar internet a cada casa, considera Yudivian Almeida, del departamento de inteligencia artificial y sistemas informáticos de la Universidad de La Habana.


Internet podría llegar por “cable a un determinado hogar y a partir de ahí se pudiera generar toda una red de acceso” para la gente del lugar y sin conexión digital (ADSL), apunta.


Lanzado en julio de 2015, el wifi público cuenta hoy con 317 puntos de conexión. El servicio en los hogares está reservado a científicos, médicos y periodistas.


Hace poco concluyó un plan piloto para internet domiciliario, y próximamente debe abrirse el mercado de las conexiones 3G.


El vertiginoso éxito de Gaspar Social no escapó a las autoridades ni a los responsables del Partido Comunista, que convocaron a los cuatro jóvenes a mediados de abril. Inicialmente, estos temieron por el futuro de la red, pero solo recibieron una advertencia.


“Por supuesto, nos dejaron claro que la red actual es ilegal”, pero que no retirarán “ninguna de las antenas”, explica Yoandi.


Eso sí los usuarios deberán cumplir las reglas, so pena de expulsión: nada de política ni obscenidades, y las noticias deberán ser únicamente las de los medios del Estado.


(Fuente: AFP)


MÁS EN FACEBOOK






 

Source Article from http://elcomercio.pe/tecnologia/redes-sociales/conoce-al-pueblo-cubano-que-usa-su-propio-facebook-fotos-noticia-1990236

Una rara enfermedad ‘derrite’ la piel de los habitantes de un pueblo de Brasil

Una enfermedad hereditaria conocida como ‘xeroderma pitmentosum’ (‘XP’ de forma abreviada) afecta a una comunidad rural de una región montañosa del oeste de Brasil haciendo que la piel de los residentes locales, en su mayoría campesinos que trabajan al aire libre, sea muy sensible a los rayos ultravioletas. 

En realidad la XP es una enfermedad muy rara; por ejemplo, en EE.UU. la sufre una de cada millón de personas, pero en la localidad de Arara la tasa es muy superior a la habitual, ya que de sus 800 habitantes la padecen más 20.

De acuerdo con los médicos, esta enfermedad se manifiesta a edades tan tempranas como los 4 o 5 años, y con el paso del tiempo se agrava y provoca un aumento del riesgo de cáncer. 

Este es el caso de uno de los enfermos, Djalma Antonio Jardim, de 38 años, que tenía 9 cuando empezaron a manifestarse los primeros síntomas, aunque los médicos tardaron más de veinte años en emitir un diagnóstico correcto. Como consecuencia de la enfermedad, Jardim ha tenido que someterse a  50 operaciones de extirpación de tumores de piel y recomposición del rostro. 

“Los médicos decían que padecía un mal sanguíneo. Otros, que tenía problemas de piel. Pero nadie me dijo que sufría un problema genético”, recuerda Jardim, citado por el diario español ‘ABC‘.  

Los especialistas sugieren que este alto índice de la enfermedad se debe a que en pueblos pequeños como Arara aumenta el riesgo de matrimonios entre los portadores de la dolencia, algo que propicia que esta se transmita de generación en generación.
 

Source Article from http://actualidad.rt.com/ciencias/view/127587-enfermedad-brasil-piel-derretir?utm_source=rss&utm_medium=rss&utm_campaign=ciencias