Segunda oleada del ataque informático de ransomware: más de 30.000 empresas afectadas en China

Un trabajador en Corea del Sur que pudo ser víctima del ransomware WannaCry. Imagen de EFE

Muchos expertos advirtieron a lo largo del fin de semana que este lunes aumentaría el número de empresas atacadas por el ransomware WannaCry, que el pasado viernes infectó a más de 200.000 dispositivos. Y esa segunda oleada de ataques se ha confirmado cuando los trabajadores asiáticos han vuelto al trabajo. Así actúa WannaCry

Así, unas 300.000 empresas de China se han visto afectadas por el ciberataque, lo que supone “un desafío sin precedentes” para la seguridad informática del gigante asiático, según alertaron las autoridades.

La Administración del Ciberespacio de China emitió un comunicado en el que explica que el “ransomware” WannaCry ha afectado a “algunas empresas y oficinas del Gobierno” en el país, y añadió que los medios han contribuido a “aumentar la concienciación” sobre el peligro del virus y a “contener la propagación del ataque”.

Sin embargo, un análisis de la compañía de antivirus china Qihu 360 cifró el número de infectados en “miles de ordenadores”: 29.372 de compañías u organismos oficiales -especialmente en las provincias orientales de Jiangsu y Zhejiang-, de los cuales 4.341 pertenecen a instituciones educativas, las más afectadas.

Según el comunicado de la autoridad ciberespacial china, diferentes sectores han comenzado a tomar medidas al respecto, como la policía, compañías de seguridad informática, autoridades industriales, empresas de tecnologías de la información, educativas o bancarias.

Propagación ralentizada

De hecho, el regulador cibernético asegura que la propagación “se ha ralentizado considerablemente”, pese a que los analistas esperaban un gran aumento de las infecciones a partir del lunes, debido a que muchas compañías y organismos oficiales detienen su actividad los fines de semana.

Este anuncio se produce después de que Pekín anunciase hoy que han descubierto una nueva “mutación” del virus WannaCry, que limita o impide a los usuarios el acceso al ordenador o ficheros a menos que paguen un rescate.

Los ataques ya han afectado a más de 150 países, y el diario oficial Global Times aseguró hoy que este WannaCry 2.0 ya es capaz de saltarse las medidas de seguridad implantadas tras los primeros incidentes.

El director del Instituto de Estrategia en el Ciberespacio chino, Qin An, indicó que las “armas virtuales desarrolladas por EEUU recuerdan al mundo el gran daño que la hegemonía estadounidense en las redes puede causar”.

Empresas afectadas

Entre los afectados por el ataque en China, cuyo número continúa en aumento, se encuentran hospitales, estaciones de tren, universidades, oficinas gubernamentales y de correos o gasolineras.

Uno de los principales damnificados en el país asiático es el gigante petrolífero estatal CNPC, que tuvo que desconectar de los servidores más de 20.000 estaciones de servicio y solo permitió pagos con efectivo, aunque aseguró que ya ha recuperado el control del 80 % de sus redes internas.

También llega a Japón

Unas seiscientas empresas niponas, entre ellas Hitachi y Nissan, resultaron afectadas por el ciberataque mundial lanzado el pasado viernes, aunque el Gobierno japonés valoró el impacto como bajo.

Según reveló hoy el Centro nipón de Coordinación del Equipo de Respuesta de Emergencia de Ordenadores, alrededor de 2.000 ordenadores de 600 compañías diferentes se vieron afectados por el “ransomware” WannaCry.

La compañía tecnológica nipona Hitachi confirmó hoy a Efe que su servicio de correo electrónico resultó afectado, y que algunos de sus empleados aún tienen problemas para acceder a archivos adjuntos, enviar y recibir mensajes.

Por su parte, la empresa automovilística Nissan Motor aseguró en un comunicado que algunas de sus plantas fueron objeto del ataque, pero que su negocio no ha sufrido ningún impacto.

El ministro portavoz del Gobierno nipón, Yoshihide Suga, dijo hoy en una rueda de prensa que el Ejecutivo estaba estudiando la situación “para poder tomar medidas”, pero que en un principio todo indicaba que el ciberataque en Japón había afectado “poco”.

El ataque en Taiwan

Unos 770 ordenadores de la eléctrica estatal de Taiwán, Taipower, sufrieron ataques por el ransomware WannaCry, aunque no ha afectado al suministro eléctrico de la isla, informó hoy la compañía en una rueda de prensa.

“Los ordenadores, que en su mayoría están reparados ya, se utilizaban principalmente para asuntos administrativos, y tras detectar el ataque el sábado fueron desconectados”, explicó hoy Lin Te-fu, portavoz de Taipower.

Un hospital en el Nuevo Taipei también fue víctima del ciberataque, aunque no se perdieron datos médicos de los pacientes, informaron fuentes de esta institución.


PUBLICIDAD


Source Article from http://www.eleconomista.es/tecnologia-internet/noticias/8359483/05/17/Segunda-oleada-del-ataque-informatico-de-ransomware-mas-de-30000-empresas-afectadas-en-China.html

Los clientes de ADSL que no se pasen a fibra en zonas afectadas por cierre de centrales perderán su número

fibra-optica.jpg

Telefónica está informando a sus clientes de ADSL en zonas afectadas por el cierre de centrales de cobre de que deben migrar a tecnología de fibra para conservar su número, así como la línea, según han informado a Europa Press en fuentes de la compañía.

Las fuentes han explicado que se recurre a diferentes medios para contactar a los clientes y que, en último instancia, se les envía un burofax para informarles de los procedimientos necesarios para poder cambiar la tecnología de conexión.

El portal especializado en tecnología ADSLzone, que adelanta esta información, ha explicado que incluso las personas que sólo tengan línea de teléfono se verán afectadas por el proceso de migración. “Por ello, es muy importante estar atento en caso de conectar por Cobre (COPP.212)para concertar una cita y migrar a la fibra óptica”.

En este sentido, las fuentes consultadas por Europa Press han indicado que al final del proceso puede haber un pequeño porcentaje de clientes que no migran y pierden su número pero que se consideran “bajas naturales”, porque son usuarios que ya no tiene interés en mantener esa línea por ejemplo, en caso de segundas viviendas u oficinas vacías.

Telefónica que cerrará dos centrales este mes de noviembre, ya ha notificado el cierre de otras 36 centrales, de las cerca de 6.500 que existen en España.

En concreto, de las 38 centrales que cerrará Telefónica siete están situadas en Madrid, cuatro en Zaragoza, cuatro en Valladolid, tres en Barcelona y otras tres en Tarragona. El resto se sitúan en Alava, Baleares, Cáceres, Cádiz, Girona, Guadalajara, La Coruña, La Rioja, Las Palmas, Murcia, Tenerife.

De acuerdo con los datos de la CNMC, el año pasado se registraron más de 15 millones de líneas de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) instaladas y la previsión es que se alcancen más de 41 millones de accesos de nueva generación en 2017.

Cambiar éstas centrales por fibra

En este sentido, el despliegue de redes de nueva generación basadas en accesos de fibra óptica hasta el hogar (FTTH) tiene como consecuencia un uso cada vez menor de las centrales de pares de cobre.

En 2009, la antigua CMT aprobó las condiciones en las que autoriza a Telefónica el cierre de centrales. Entre estos requisitos figuran el de garantizar un equilibrio entre la renovación tecnológica de la red y la protección de las inversiones de los operadores realizadas bajo un cierto entorno regulatorio.

Bajo estas condiciones, Telefónica únicamente puede proceder a cerrar una central cuando más del 25% de los clientes cubiertos por esa instalación se conecten por medios alternativos a la red de cobre (como FTTH).

Asimismo, Telefónica debe seguir prestando servicios de acceso mayorista al bucle en la central durante cinco años si hay operadores coubicados. Si no los hay, este período de garantía se reduce a un año.


PUBLICIDAD

Source Article from http://www.eleconomista.es/tecnologia/noticias/7145715/11/15/Los-clientes-de-ADSL-que-no-se-pasen-a-fibra-en-zonas-afectadas-por-cierre-de-centrales-perderan-su-numero.html